Allá donde haya actividad humana organizada existen 3 aspectos básicos que deben cubrirse debidamente para mantenernos vivos y productivos: respirar, comer y beber.
Tras esta obviedad se esconden otras necesidades básicas imprescindibles para que las cosas funcionen, es decir para permitirnos ser productivos y que el mundo siga girando; aunque no todo el mundo pueda reconocerlo, la naturaleza se ocupa de que actos tan habituales como fisiológicamente inevitables nos recuerden que nuestro ciclo básico de respiración, alimentación e hidratación pasa por la evacuación.

Allá donde haya residuos orgánicos sólidos y/o líquidos existen graves riesgos de infección. La salubridad de un espacio para actividades lúdicas, culturales, sociales o empresariales es absolutamente necesaria para conseguir llegar a algún tipo de objetivo.

Para ello existen las instalaciones sanitarias móviles, en la forma de baños portátiles y cabinas de duchas que garanticen la correcta higiene personal de sus usuari@s.

Empresas auxiliares para eventos

¿Qué tipo de empresas podríamos definir como auxiliares para el sector de los eventos?

Todas aquellas que sin intervenir directamente en la gestión asistente/evento hacen posible que esta relación ocurra. Por poner unos ejemplos representativos de varias ramas transversales a los eventos:

  • Cátering.
  • Urinarios, WC, duchas y lavabos portátiles.
  • Detalles corporativos, regalos, giveaways.
  • Sistemas de registro de asistentes, entradas, acreditaciones.
  • Transporte y transfers.
  • Iluminación, sonorización.
  • Cobertura mediática: video, streaming, campañas de marketing online.
  • Alquiler de mobiliario, sillas, mesas, etc.
  • Fabricación y montaje de stands, carpas plegables, pabellones efímeros.
  • etc.

Gracias a los servicios de empresas auxiliares para eventos como las mencionadas y más, es posible disfrutar de eventos al aire libre o recintos cerrados como conciertos, festivales, eventos deportivos, encuentros sociales como bodas, congresos, eventos educativos y ferias, o que permitan mantener unas instalaciones sanitarias efímeras durante actividades de larga duración como la construcción, mantenimiento industrial y otras necesidades que agrupen a un número de personas trabajando en un ambiente carente de infraestructura sanitaria fija (es decir, sin bloques sanitarios ni sistema de colectores y cloacas).